¿Por qué “Scientology” y ya no “Cienciología”?

pluma.jpg
Foto: letterwriting, por larimdame , bajo licencia CC: A-NC-ND.
……………………………………………………………………………………………………………………………………………

El amigo Sergio, de Guadalajara, hizo que nos decidiéramos por fin a escribir esta entrada que teníamos pendiente hace meses. Mucha gente se hace esta pregunta: ¿Por qué ahora se dice “Scientology” y no “Cienciología”? Algunos, hasta se molestan: “¡Se está corrompiendo el idioma!”

Para comenzar, definitivamente NO se trata de “una moda gringa” de Clear Santo Domingo!, ya que seguramente ustedes lo han oído en los eventos internacionales… al menos quienes los escuchamos en “Latinoamericano”, no en “Castellano”.

Por cierto, no sé si en Europa cambiaron la palabra en las traducciones de los eventos, o siguen diciendo “Cienciología”… Me da la impresión, por lo que he visto en Internet, que no han cambiado, seguramente los amigos europeos nos contarán…

Nosotros acá teníamos la misma pregunta hace mucho. Así que un día le escribí a nuestro queridísimo Marco Macías, Director de ITD, México, en aquel tiempo y él me dio la referencia donde el mismo Ronald lo dice. Es la Carta de Política del 22 de Mayo de 1968, llamada Traducciones. En tu misión u organización local estarán muy felices de mostrártela. Allí Ronald escribe:

“Las palabras de Scientology no se traducen. La definición de la palabra de Scientology se pone en el idioma extranjero, pero la palabra en sí, por ejemplo engram, no se traduce.”

Por supuesto, casi me fui de espaldas cuando la vi. ¡¡¡Por qué nadie me lo dijo ANTES!!!! Bueno, entonces ¡cambiamos más rápido que inmediatamente! Porque, ¡oh, sorpresa!… ¡Resulta que Ronald tenía toda la razón!

Como muestra, un botón, nuestra principal palabra de Scientology: ¡Scientology!.

Cuando tratas de explicarle a una persona nueva qué es “Cienciología”, muy probablemente estás tratando de que comprenda algo encima de un malentendido que ya tiene. Y, como seguramente ya has comprobado por experiencia propia, esto ¡es “misión imposible”! Porque cuando alguien oye la palabra por primera vez, instantáneamente –y muchas veces sin darse cuenta– concluye: “Ciencio – logía… ah, pues esto es un estudio sobre LA CIENCIA”. En español, al menos, es inevitable. Y esto, claro, es lo que llamamos “una definición inventada” y es uno de los muchos tipos de palabras malentendidas que existen. Es algo que fabrica, conciente o inconcientemente, la persona para llenar el vacío del dato que le falta, ya conoces este mecanismo…

Como probablemente sabes, Scient-ology proviene del griego Scio, que significa “saber en el sentido más amplio de la palabra”. Y aunque las palabras Scientology y Ciencia comparten la etimología, no son, de ningún modo, sinónimos. El propio Ronald explica esto en el DVD Introducción a Scientology, si aún no tienes este DVD ¡pues ya no esperes más!

Por otra parte, hay palabras que al traducirse CAMBIAN, dependiendo del país de origen del traductor ¡y hasta de la moda! Un ejemplo de una palabra común que usamos bastante, es la palabra “plasticina”. Hay libros sobre Tecnología de Estudio donde le llaman así “plasticina”, otros le llaman “plastilina”… En nuestro país nadie sabe lo que son ninguna de las dos, porque se le llama “masilla”, y así sucesivamente… Hay miles de ejemplos.

Yo recuerdo algo muy gracioso que me pasó hace muchísimos años en Miami. Ahora, claro, me da risa, pero en aquel momento… bueno… ¡fue todo, menos gracioso! La historia es que en las primeras traducciones que llegaron a Santo Domingo, el TR número 3 decía “¿Vuelan los pájaros?” lo cual, especialmente en Sudamérica, es perfectamente aceptable. Así que en la Academia, en mi curso de comunicación intermedio, yo decía tranquilamente “¿Vuelan los pájaros?” La Supervisora (creo que era cubana) terminó molestándose por esto, ya que yo no quería decir “aves” en vez de “pájaros”, y me mostró la referencia que decía “¿Vuelan las aves?” e insistía en que Ronald había escrito “aves”, no “pájaros” y ahí fue donde yo ¡¡¡me enfurecí!!! El alegato mío era, naturalmente, que Ronald había escrito “birds”, no “aves”. Esta estupidísima discusión duró como 2 horas, aunque no en la academia precisamente, claro. ;-) Y fue algo muy cómico al final. Esta clase de cosas pasaban por allá a principios de los años 90… imagínense, no existía en aquel entonces ni el 20% de los materiales traducidos que tenemos ahora y había poca uniformidad en la terminología en español.

Por eso es importante que al menos en nuestras palabras técnicas se mantenga la terminología original, así nadie se pierde, no se crean “Torres de Babel” innecesariamente y, lo más importante de todo, no se corre el riesgo, por desconocimiento o por error, de tergiversar la tecnología.

Me imagino que poco a poco, todas las palabras técnicas volverán a su idioma original, el inglés. Por ahora, empezamos por las más usadas.

Sobre el asunto de los “anglicismos”, bueno, nuestra amiga Karen, en su blog sobre cómo hacer tu propio blog, responde con la siguiente analogía a uno de sus lectores que se queja de algo similar: “lo que piensa la gente sobre los norteamericanos”, es decir, estereotipos o prejuicios. Pienso que esta analogía también se aplica a la alegada “corrupción del idioma”:

Sobre los estereotipos, bueno, el problema son precisamente ellos, no necesariamente aquellas cosas que son estereotipadas. Si el Fundador de Scientology hubiera decidido nacer en China en vez de EEUU, posiblemente Scientology se hubiera llamado algo similar a “Tao” (la palabra significa algo muy parecido) y a nadie le chocaría que se mantuviera en su idioma original, como a nadie le choca hoy en día que el Tao se llame “Tao” en cualquier idioma…. ¿no crees?

Finalmente, pues quiero indicarles que sí, que es un poco molestoso al principio acostumbrarse. No tanto a la palabra Scientology; lo peor del mundo para alguien de habla hispana es pronunciar Scientologist sin que se le enrede la lengua al final, especialmente enfrente de un micrófono, ja ja ja… me ha pasado.

Los amigos italianos fueron, definitivamente, más inteligentes que nosotros: hicieron sus tareas y estudiaron. Y así, desde el principio, usaron el término original; dicen: “la Scientology”. Lo pronuncian “la Chientóloyi” y todas las palabras técnicas las mantienen escritas en inglés, aunque, naturalmente, las pronuncian con su hermosísimo y musical acento característico.

bubart07.jpg

Anuncios

8 pensamientos en “¿Por qué “Scientology” y ya no “Cienciología”?

  1. Hola amigos, En España también se ha cambiado Cienciología por Scientology en todos los escritos oficiales, aunque a nivel popular e incluso en la televisión, se le sigue llamándo Cienciología. Son ya muchos años acostumbrados al nombre Cienciología y acostumbrarnos a usar Scientology llevará algún tiempo.

    Así es, algunos años más, probablemente. :-) Gracias por el dato, Garaiko.

  2. Este articulo esta muy bueno y si aclara la duda. No conocia tal referencia. Pero hace mucho sentido. En cualquier otro idioma donde se escribe Scientology empeiza con “S” (italiano, frances etc.) excepto en español lo cual como que desligaba a Scientology de su raiz real.
    Me gusta mucho tu blog. Tengo intencion de poner uno asi como este para fines de este año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s