Responsabilidad… ¿hasta dónde?

stairway.jpg

Foto: Stairway to Heaven, © Mirovarda42

La responsabilidad –como cualquier padre, madre o ejecutivo estaría de acuerdo– parece ser fuente de stress y de incontables mortificaciones. Así, vemos que es común ir por la vida haciendo esfuerzos sobrehumanos para reducir o limitar nuestro nivel de responsabilidad.

Hasta los médicos lo aconsejan. ¡Ni hablar de los psicólogos!: vive tu vida; reconoce a tus limitaciones y adáptate a ellas; no te angusties, no te culpes (para ellos no parece haber diferencia entre estos dos conceptos opuestos)…

Desde el universal “yo no fui” que de niños intentamos esgrimir como inútil escudo para atajar el sermón materno, el manotazo o algo peor; hasta el clásico “no está en mis manos” que fuera ejemplificado para la posteridad por el pobre Pilatos (quien se las lavó públicamente para intentar convencerse a sí mismo que no lo estaba); así intentamos, cada día con mayor empeño, deshacernos de “la carga” de la responsabilidad.

Y luego nos sorprendemos de que el logro de nuestras metas se haga poco menos que imposible. Más tarde nos contrariamos, y por ahí por la mitad de nuestras vidas (o, con algo de suerte, al final) terminamos convertidos en pobres víctimas del mundo que nos rodea: no fuimos capaces de alcanzar esto ni aquello, las cosas salieron mal, “no era tan fácil como parecía”, “no me convenía”, “era el socio incorrecto” (o el empleo, el marido, la mujer, el candidato, el proyecto, etcétera)… en fin… no se puede confiar en nadie. Y, definitivamente, no estaba en nuestras manos.

¿Qué sucedió? Seguimos la dirección inversa.

Porque en lo que concierne al concepto de responsabilidad, y al contrario de las apariencias, más responsabilidad, no menos, es siempre la respuesta.

Suena muy bien, suena hasta poético ¿verdad? Pero ¿cómo lo haces? ¿Qué implica este concepto de la responsabilidad? ¿Cómo te haces más responsable? ¿Cómo logras que otros sean más responsables?

Precisamente de eso es que trata Scientology. Porque trata de cómo logras ser cada vez más tú mismo. Y en la medida en que eres más tú mismo, eres –de manera completamente natural y sin ningún esfuerzo– automáticamente más capaz, más responsable, más libre.

En su libro Procedimiento Avanzado y Axiomas, Ronald dedica dos capítulos completos a definir con extraordinaria precisión el concepto de responsabilidad. Y utiliza la Escala de Tono Emocional para mostrarnos cómo disminuimos nuestro nivel de responsabilidad y de qué manera lo elevamos.

Allí, Ronald define la responsabilidad total como “responsabilidad por todos los actos, todas las emociones, en cada dinámica y en cada esfera, como propios”. La ubica por encima del tono 20.0, el tono de Acción en la Escala Tonal, y aclara que descendemos por la escala con total conocimiento de haber asumido esta responsabilidad.

En otras palabras, somos causa total cuando nos situamos en la cima de la escala, en el Tono 40. Entonces, bajamos a 30.0, el tono de Postulado a fin de decidir ser y hacer y descendemos un poco más, hasta 20.0, el tono de Acción, para llevar a cabo esta decisión. [En este enlace puedes ver la parte superior de la Escala Tonal]

Si logramos mantenernos en 20.0 o en sus inmediaciones, con toda seguridad lograremos nuestro propósito.

Pero cuando nos ponemos de acuerdo con que las intenciones contrarias de otras personas o del entorno “son más fuertes” que la nuestra, ya casi casi perdimos el juego. Porque hemos descendido hasta 2.0. Y en este nivel, que corresponde al tono de Antagonismo, hemos abandonado la responsabilidad casi por completo y comenzamos a culpar a otros.

De ahí hacia abajo, el descenso es bastante acelerado. Y ni siquiera se detiene en el horrible Tono 0.2, el tono de Víctima. Sigue bajando hacia el fondo de la escala. [En este enlace puedes ver la parte inferior de la Escala Tonal]

La buena noticia es que existe un camino de regreso hacia arriba, hacia niveles más altos de capacidad, de responsabilidad, de cordura. El camino se llama Scientology y va así: paso a paso aumentas tu Conocimiento sobre algo, así elevas tu nivel de Responsabilidad sobre ese algo, lo que te lleva a aumentar tu Control de ello. Se trate de tus propias emociones, o de cualquier área pequeña o grande de tu vida, esa es la ruta.

Podría seguir y seguir describiendo cómo y por qué bajas por la escala tonal y de qué forma subes, cómo elevas tu Conocimiento, tu Responsabilidad y Control, hasta completar toda una biblioteca. Pero no tengo que hacerlo. Esa biblioteca fue escrita hace décadas por L. Ronald Hubbard y está ahora completamente disponible para todos nosotros.

Se trata, por supuesto, de Los Fundamentos. De estos materiales, los libros y conferencias de La Ciencia de la Supervivencia y Autoanálisis tratan completamente del tema de la Escala de Tono Emocional. El primero, con un nivel extraordinario de detalle, delinea la teoría del cómo funciona esta escala. El segundo, plantea un método práctico a través del cual puedes subir permanentemente tu tono emocional crónico y ayudar a otras personas a hacerlo.

Un ser crea sus propias emociones. Sube al tono 30.0 y decide comenzar a elevar tu Conocimiento ¡ahora mismo! Entonces, baja a 20.0 para correr a tu organización de Scientology más cercana y obtener estos libros. ¡Comienza!

Entradas relacionadas:

  • El concepto de Responsabilidad
  • Sobre la responsabilidad en la 3ra dinámica
  • Derecho Humano 29: Derecho a la Responsabilidad
  • “El Planeta Tierra” es NUESTRA tierra
  • Anuncios

    Un pensamiento en “Responsabilidad… ¿hasta dónde?

    1. Que entrada más preciosa. Me ha encantado leerla. El tema de la responsabilidad es uno de los que más me llaman la atención en Scientology.

      He terminado esta semana el curso de Dianética: La evolución de una ciencia y ha sido increible, pasar por ese curso y ver cómo Ron fue llegando a todos esos descubrimientos. Ciertamente según iba avanzando por el curso y adquiriendo mayor conocimiento de cómo funciona la mente, iba adquiriendo también mayor responsabilidad en las situaciones que me rodeaban y unido a ello de repente tenía un mayor control de ellas.

      Es sencillamente ¡¡¡¡¡GENIAL!!!!! Así que acabo de comenza el siguiente ¡DIANËTICA El Poder del Pensamiento sobre el cuerpo! y fluye, fluye, fluye después de haber hecho los dos cursos anteriores. Lo comprendo todo perfectamente y estoy deseando tener un hueco para ponerme con el libro.

      Los Fundamentos son realmente ALUCINANTES. Y absolutamente RECOMENDABLES.

      Muchas gracias… ¿Cris? ¿Iñaki? ¡Firma, por favor! Bueno, ¡muchas gracias a ambos por compartir estos éxitos! En Santo Domingo estamos a millón para poder lograr al meta de comenzar la entrega de Los Fundamentos este mes. Así que ¡estaremos pisándoles los talones! dentro de muy poco. :-)

      La Evolución de una Ciencia aún no ha sido destronado como mi favorito hasta ahora, así que ¡te entiendo perfectamente!

      Es cierto lo que dicen, este asunto de la Responsabilidad pone los pelos de punta, la verdad, por su amplitud y su alcance. ¡Qué bueno que les gustó!

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s