Madres felices = niños felices


Foto: Touching the Sun © de El Ultimo Deseo.

En Mayo se celebra el Día de las Madres en muchos de nuestros países. A todas nuestras mamás lectoras ¡muchas felicidades! Para celebrarlo les presentamos a continuación, por fin, un artículo más de nuestra bandeja de “Pendientes para traducir”, ¡hecho! Se trata de una entrada preciosa del blog de Desi, publicada hace ya un par de meses, pero especialmente apropiada para este mes. Como siempre, con el permiso y beneplácito de su autora.
…………………………………………………………………………………………………………………….

Scientology y los niños

Por Desi

Mis hijas están de regreso en la mañana de visitar a su papá. Llegan felices y bien atendidas y, en general increíble, como de costumbre.

Esto no es un accidente.

Mi ex esposo y yo fuimos muy cuidadosos en el uso de los principios de Dianética cuando eran bebés, en la aplicación de Scientology (Cienciología) a nuestra propia relación y a la relación con ellas y así tenemos en la actualidad unas niñas felices, brillantes, libres de drogas y notablemente independientes. Ellas son muy buenas cienciólogas. Completos extraños se me acercan y me comentan lo bien que se comportan, lo consideradas y brillantes que son mis hijas. Y a menudo, la gente se admira de lo bien que se llevan entre sí.

Una vez más, no es una casualidad del destino. Un niño podría ser una casualidad. Dos, son el reflejo de el trabajo duro y de decisiones correctas como padres. Hacerlo una vez, es un logro. Crear una vida que les permita a dos chicas no sólo llevarse maravillosamente bien con los demás, sino entre sí, es increíble. Estoy muy orgullosa, tanto de mis propias decisiones como madre -aplicando Scientology con firmeza a todas y cada dificultad a medida que surgía– como de la clase de padre que es mi ex marido. Él también usa Scientology en la relación con las niñas.

Es posible que no se hayamos sido la persona adecuada para el otro como pareja, pero de todos modos estamos haciendo un gran trabajo conjunto en la crianza de nuestras hijas. ¿Con qué frecuencia las personas que terminan en divorcio son capaces de llevar a cabo con éxito una crianza conjunta de los hijos y mantener además una gran comunicación? Si no tuviéramos nuestros fundamentos de Scientology, nos habríamos hundido. El haber llegado a un acuerdo tan amistoso, la felicidad de nuestras hijas y la de nuestras vidas, a pesar de las dificultades y diferencias, se debe simplemente al hecho de haber actuado con base en los buenos principios éticos sobre los que se funda nuestra Iglesia.

El año pasado, las chicas leyeron El Camino a la Felicidad e hicieron el curso de extensión. Esto dio como resultado el esclarecimiento de todas las preocupaciones que tenían sobre cómo entrar en la adolescencia, cuál era la conducta más apropiada, la forma en que debían acercarse a la ética dudosa del comportamiento de sus amigos en la escuela. La lista es interminable.

Scientology es una forma tan obviamente asombrosa y funcional para mejorar la calidad de vida, que uno tiene que preguntarse qué está pensando la gente que sugiere que los hijos de los cienciólogos están en peores condiciones debido a ella. Eso es ni más ni menos que una locura.

Yo crecí como ciencióloga. Así es, soy de segunda generación y mis hijas de tercera. Aunque la mayoría de mis amigos no sabían ni les preocupaban mis creencias religiosas, todos ellos me envidiaban mis padres. Fueron padres maravillosos.

A mi padre le encantaba desafiarme a pensar por mí misma. Me presentaba maravillosos conceptos para resolver, extrañas tareas a fin de que me sintiera productiva y me dejaba ayudarle, a pesar de que esto le retrasara o le causara problemas. Él siempre fue increíblemente bueno en hacerme sentir como una persona completamente valiosa. Se llama “otorgar beingness” y he de decir que mi papá fue un maestro en eso. Toda persona, desde los 6 meses a los 60, todo el mundo es tratado como un igual por mi padre. Él aplica a la vida una política llamada “Tú puedes tener razón”, que ha sido tremendamente exitosa como sistema manejar las relaciones. Sé que todo el mundo adora a mi papá. Mi mejor amigo dice que es el mejor padre que jamás haya existido.

¿Fue porque sus padres fueron buenos padres? No. ¿Aprendió de su ejemplo? Son bastante malos. El alcoholismo, un mal matrimonio y el consumo de drogas son cosa cotidiana en su familia y hay muy poca estabilidad, pero él es una persona limpia, racional, estable y competente. Yo lo admiro como persona, tanto por lo que él es ahora, como por lo que ha llegado a superar para llegar allí. Pocas veces se encuentra un ejemplo tan bueno de lo que es ser un cienciólogo. Su esposa también es una persona maravillosa, eficaz y competente, es un gran punto de apoyo para mí, es simplemente increíble. Ella misma es ciencióloga de tercera generación y su hija es de cuarta, criando una quinta.

Mi madre vive en la meca de Scientology, Clearwater. Ella derramó todo su amor sobre mí desde niña, jamás he dudado de su amor. Ella es una maravillosa artista, y una gran persona. No podría imaginarme tener a otra persona como madre. Me encanta visitarla a ella y a su esposo. La razón por la que decidí usar El Camino a la Felicidad en la crianza de mis hijas y por la que creo que es el mejor código moral que puedo enseñarles, es que he estado viviendo de acuerdo a sus preceptos durante los últimos 25 años, desde que tenía 6. Y eso es hechura de mi madre.

En todo momento en que fallaba o cometía errores, echaba una mirada a mi propia responsabilidad personal por los problemas que estaba teniendo, detectaba mis propias fechorías, limpiaba el lío en que me había metido a través de la aplicación de fórmulas creadas específicamente para cambiar las condiciones en la vida (llamadas condiciones de ética) y seguía con mis asuntos. Porque el sentido de estar vivo, creo yo, es lograr que se hagan cosas buenas, para prosperar, para hacer que sucedan cosas buenas, y al menos para crear más bien que mal. Cuando estás sumido en tus propios errores, o en los problemas que te mantienen en el fondo, la aplicación de las condiciones de ética de Scientology jamás me ha fallado, ni una sola vez.

¿Fue el amor incondicional y la cordura de mi madre resultado de su propia crianza? No. Su madre era espantosa, el tipo de persona que trata de fomentar los problemas entre los miembros de la familia. El tipo de persona que tienes que manejar con pinzas. Y, sin embargo, nunca me di cuenta de ello, porque mi mamá fue probablemente la madre más amable, dulce y comprensiva. Nunca vi un rastro de aquello en la forma en que me trataba. Y fue así porque ella podía abordar todas las cuestiones que de otro modo podrían haberme afectado, en su auditación de Scientology. Yo nunca me di cuenta. Ella fue fabulosa conmigo.

No importaba lo que pasara, dónde nos mudáramos, qué empleos tuvieran mis padres, yo tuve un hogar. Fui amada, desafiada y criada con moral. Tuve todo lo que necesita para tener éxito. Eso no significa que tuviera cosas. Obtuve conocimiento. Muchísimo más valioso…

Nunca me interesó ninguna otra religión, a pesar de haberlas estudiado. Scientology funciona ¿por qué querría hacer otra cosa? No la mezclo con un poco de esto o un poco de aquello. Simplemente, somos cienciólogos. He pasado los últimos diez, casi once años usando solamente Scientology para criar a mis hijas. Y si bien respeto las decisiones de los demás y su derecho a ser otra cosa, a mezclar otras prácticas, a elegir otras religiones, a utilizar la psicología moderna en la crianza de sus hijos, sencillamente no veo por qué yo debería hacerlo.

Personalmente, veo muchas y grandes diferencias entre los hijos de cienciólogos y aquellos criados sin Scientology, y cosas muy concretas:

La calidad y la cantidad de admiración, de alegría, y especialmente de capacidad para comunicarse libremente con sus padres. Es totalmente diferente. El manejo de sus fechorías sin dramas, confusiones ni malestares, y la el carácter moral general, sea que se metan en problemas con la ley, sea que se metan en drogas. Muy, muy diferente.

Sea que logren una educación decente y pasen a llevar vidas felices, lo que importa y lo que crea Scientology, en la inmensa mayoría de los casos, son adultos muy cuerdo, competentes, felices. No mentimos al decir que el promedio de una comunidad de cienciólogos es un lugar totalmente diferente que el promedio de una comunidad no ciencióloga. Es libre de drogas, feliz, productiva, y un grupo divertido de libres pensadores.

Pero sólo cuando se aplica correctamente. Mézclala con algo más o encuentra justificaciones para tu propia falta de confrontación, de disposición o fracasos y no obtienes la misma calidad de resultado.

Vivimos en un mundo donde los problemas de nuestros niños son:

  • La falta de educación o incapacidad para estudiar
  • La incertidumbre moral
  • Uso de Drogas
  • La inestabilidad en el hogar

Scientology contiene soluciones que realmente funcionan para cada uno de esos problemas, para cada mínima parte de ellos. Y las personas que la utilizan correctamente jamás acaban teniendo esa clase de problemas. Nunca.

¿Qué clase de anormal diría que es mala idea aplicar Scientology a los niños?

Especialmente cuando puedo contar con los dedos de una sola mano las veces en mi vida que he visto a un niño de cienciólogos que no era feliz, habiendo sido uno de esos niños, habiendo sido niñera, maestra y, finalmente, madre de muchos de ellos. ¡Y cuando se me ocurren cientos y cientos de niños de Scientology que sé personalmente que son felices, éticos, y que les está yendo bien en la vida!

Los que digan lo contrario están tratando de llevarte por un camino que no funciona. No hay verdad en él. Si no me crees, dale un vistazo por ti mismo/a si lo deseas. Ve a cualquier Servicio Dominical en cualquier Iglesia de Scientology y dale un vistazo a todos los niños que veas allí. Pregúntale a sus padres cómo les va con su educación, si necesitan drogas para modificar su comportamiento, si tienen problemas sin solución con sus hijos…

En general, tenemos un gran grupo. Scientology, aplicada correctamente, siempre funciona.

Volviendo al tema original, estoy orgullosa de mis hijas cienciólogas. Me sorprendo a menudo de lo maravillosas que son, mucho más que lo que yo misma me había imaginado.

Entradas relacionadas:
¡Feliz día de las madres!
Sobre las madres
Qué es El Camino a la Felicidad
Sobre ser digno de confianza
Mi hijo se ha vuelto tan irrespetuoso…
20 razones para querer una nana ciencióloga

Anuncios

4 pensamientos en “Madres felices = niños felices

  1. se supone que eres una ot?
    en todos los años que he husmeado ni siquiera he visto un real clear, mas supongo que como vos sos la segunda generacion debes tener un manejo espacio-temporarl superior, o me equivoco?

    en lo personal dudo bastante de los cacareados progresos de cienciologia. conoci el staf del mismo en colombia y la verdad son gente demasiado normalita. una charla mas profunda me revelo serias falencias en algunos y, lo que es peor, la fastidiosa insistencia en que permaneciera en su iglesia me hizo marcharme lo mas pronto que pude.

    se que como religion no puedo decir nada, mas como “tecnologia”, y todas esas cosas de las cuales hablan los cienciologos tiene poco.

    he visto varias grabaciones de hubbard en la organizacion y todas y cada una de ellas muestran a un hombre ensimismado, de hablar enredado, y en terminos generales, que inspira poca confiabilidad.

    ni que decir de los libros estilo dianetica y ese 8-80. si bien se encuentran cosas reales son poco practicas. el conocimiento se encuentra con cuentagotas. al pagar varios cursos encontre paginas llenas de cosas obvias y a personas que no podian ver mas alla de sus narices. no me fue para nada grato que hubbard (o quien haya revisado y o modificado ediciones) se diera todo el credito y que se llenara la boca de autohalagos.

    la biografia de hubbard se nota un tanto distorsionada. se que vos como cienciologo no lo quieres aceptar pero eso de no tener opcion de libre pensamiento pues… en fin, cada quien con su cuento

  2. Hola jarod.

    Bueno, si leíste tus cursos o libros de Scientology con el mismo “método” con que leíste este artículo que acabas de comentar, ya entiendo por qué te merecen tales opiniones.

    Te explico: la autora de esta entrada, a la que aparentemente diriges tu primer párrafo –o tal vez todo tu comentario– es Desi, una blogger de Estados Unidos que no habla español, por lo que no lee este blog y por lo que no verá tu comentario. Desi, gentilmente me permitió reproducir su artículo en nuestro blog. Todo esto se plantea en el primer párrafo de lo que has leído.

    Lamento mucho que los cienciólogos te hayamos decepcionado.

    La verdad es que tienes mucha razón: somos personas. Respiramos, comemos, dormimos, nos relacionamos con otras personas, trabajamos, nos divertimos, creamos familias, participamos en nuestras sociedades, ayudamos a nuestros semejantes, regamos nuestras plantas, cuidamos a nuestras mascotas. Muchos, plantamos árboles, algunos escribimos libros, la mayoría tenemos hijos…

    No ocultamos alas bajo la ropa. No nos rodean auras centellantes, no tenemos poderes telepáticos ni telequinéticos. No tenemos vista de rayos X, infrarrojos ni gamma. No volamos como Superman ni como Neo, ni lanzamos redes, como el Hombre Araña. Tampoco nos convertimos en hombres o mujeres lobo en noches de luna llena, ni en ninguna otra cosa. Tenemos nuestro propio vehículo, usamos transporte público o caminamos; no nos espera ninguna nave espacial para llevarnos a casa al salir del trabajo. Tampoco usamos teleportación.

    La mayor parte del tiempo somos bastante felices, lloramos como todo el mundo cuando tenemos una pérdida, cometemos errores como todo el mundo, los corregimos, nos caemos, nos levantamos y seguimos nuestro camino.

    Tenemos metas y propósitos comunes y también individuales. Y por ellos vivimos y por ellos trabajamos cada día.

    Si buscabas algo como un circo de variedades, pues definitivamente fuiste a parar al sitio equivocado.

    Tus opiniones sobre las obras del Sr. Hubbard, sobre nuestra tecnología y sobre los cienciólogos, son exactamente eso: tus opiniones. Y tu derecho a tenerlas y expresarlas es algo sagrado para nosotros. Aunque están en el mismo límite, hoy me levanté de particular buen humor, así que me parecieron todavía aceptables en cuanto a decencia y por eso han sido publicadas.

    Leyendo tu comentario me da mucha curiosidad saber qué buscabas en Scientology, que no has encontrado aún. Pero sea que me respondas o no, la verdad es que Dianética y Scientology no son para todo el mundo. Tal vez no son para ti. Y tú mismo eres el único que puede determinarlo.

  3. Conforme Scientology y los cienciólogos vamos ampliando las áreas de responsabilidad, inevitablemente entraremos en contacto con personas que, su mismo punto de vista hacia la vida, y hacia sus semejantes, son opuestos a los de Scientology y de los cienciólgos. Nosotros no “husmeamos” por ahí ni por la vida. Nos involucramos o no nos involucramos. Punto. Sólo sus mismas palabras introductorias describen sus intenciones hacia su propia especie y lo que obtendrá de ella. Aún así es su opinión y respetaremos eso, y defenderemos su derecho a opinar hasta la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s