Del cielo a la tierra

Hoy 13 de marzo de 2011 se cumplen 100 años del nacimiento de L. Ronald Hubbard. Me resulta muy difícil hablar de este hombre manteniendo cierta ecuanimidad. Para alguien como yo, es todo un truco dejar la emoción fuera cuando, en un caso como éste, la emoción es una cantidad sin límites. Comenzaré diciéndote que aunque no tuve la oportunidad de estrechar su mano en esta vida, me siento tremendamente afortunada por conocerlo (cada día un poco más) a través del legado de su tecnología. Esa fortuna de la que soy dueña y señora no se refiere a la acepción “suerte” de la palabra fortuna. Se refiere a la riqueza tan inmensa que representa este legado; a la diferencia abismal que marca en una vida el tenerlo o no tenerlo en su haber. Como quizá no me conozcas (y en vista de las estupideces que de cuando en cuando se publican y que las personas leen y a veces creen), pienso que vale la pena aclararte de entrada que no se me ocurre pensar que L. Ronald Hubbard sea Dios (al menos no más que tú o que yo); Sigue leyendo

La ayuda de Scientology

Este es uno de los mejores videos que he visto en términos de información sobre lo que somos capaces de hacer. Anoche me cansé de lamentarme de que no estuviera disponible en español, así que luego de varias horas de trabajo aprendiendo a usar mi programa recién estrenado de edición de video, te entrego esta primicia de lunes. Úsalo. Súbelo a tu blog, envíalo por email, ponlo en facebook, twitéanlo…. en fin, promuévelo. Estoy segura de que estarás de acuerdo conmigo en que definitivamente vale la pena.