Sobre la religión (I) Puntos de vista de aquellos que están más cerca

Nuestra amiga Ketty, nos pide escribir sobre la definición de religión y he pasado un tiempo de lo más interesante en mis búsquedas. Aunque se trate de algo aparentemente tan específico como una definición, para mí el tema es demasiado vasto como para cubrirlo en una sola entrada.

Para la Real Academia, la religión es (entre otras ideas), el conjunto de creencias acerca de la divinidad. La divinidad, según la misma fuente es la naturaleza divina y esencia de Dios. ¡Y también una persona o cosa dotada de gran beldad, hermosura, preciosidad! Pues ya lo ven. Hasta los diccionarios han estado haciendo su tarea y poniéndose al día con sus Fundamentos. ;-)

¿Por qué digo esto? Porque en el Universo Físico, la longitud de onda que más se aproxima al infinito es la de de la estética. Aquellos de ustedes que ya pasaron por Scientology 8-80, conocen los cómos y porqués de este dato. (Por otra parte, hace casi un año, publicamos un artículo sobre el tema de la estética, con otros datos de LRH, que resultan también pertinentes para esta entrada).

En otras palabras, lo que está más cerca —tanto de nuestra verdadera esencia como seres espirituales; como del Ser Supremo, Infinito, Dios o cualquiera de los cientos de miles de nombres con los que identificamos al Creador— es la estética, el arte.

Por esta razón, para iniciar esta serie sobre la religión (que me tiene super entusiasmada), les presento algunos puntos de vista, de aquellos hombres y mujeres que están más cerca. Sus creencias religiosas eran tan diversas como su procedencia geográfica, sin embargo, se acercaron tanto a la Verdad que ustedes se van a sorprender… Y no me refiero, desde luego, a los sacerdotes. Hablo de los artistas.

  • Cuando siento una necesidad de religión, salgo de noche para pintar las estrellas. Vincent Van Gogh
  • La belleza despierta al alma a la acción. Dante Alighieri
  • La divinidad está en ti, no en conceptos o en libros. Hermann Hesse
  • Estoy convencido de que en un principio Dios hizo un mundo distinto para cada hombre, y que es en ese mundo, que está dentro de nosotros mismos, donde deberíamos intentar vivir. Oscar Wilde
  • Dios no escucha vuestras palabras, salvo cuando él mismo las profiere a través de vuestros labios. Khalil Gibran
  • Allá a lo lejos, en la luz del sol, están mis aspiraciones más altas. Puede que no las alcance, pero puedo mirar hacia arriba y ver su belleza, creer en ellas y tratar de seguir adonde me llevan. Louisa May Alcott
  • Toda pulgada cúbica de espacio es un milagro. Walt Whitman
  • Para quien lo sabe ver y amar, el mundo se quita su careta de infinito y se hace tan pequeño como una canción, como un beso. Rabindranath Tagore
  • No hay nada más sublime que acercarse a la Divinidad hasta donde otros no llegan y, desde allí, irradiar los efluvios divinos sobre el género humano. Ludwig van Beethoven
  • Yo podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme rey de un espacio infinito. William Shakespeare
  • El artista genuino tiene el impulso de comunicarle a otros la propia conciencia de la belleza innata que yace en la emoción. Lilla Cabot Perry
  • Dime, oh Dios, si mis ojos, realmente, la fiel verdad de la belleza miran; o si es que la belleza está en mi mente, y mis ojos la ven doquier que giran. Michelangelo Buonarrotti
  • Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que primero has de evocar en los hombres el anhelo de mar libre y ancho. Antoine De Saint Exupery
  • El cuerpo de un bailarín es simplemente la manifestación luminosa del alma. Isadora Duncan
  • Donde el espíritu no trabaja con la mano, no hay arte. Leonardo
  • Cuando tienes sed y parece que podrías beberte todo el océano, eso es fe; cuando comienzas a beber y sólo terminas uno o dos vasos, eso es ciencia. Anton Chekhov
  • Soy un alma. Sé bien que lo que habré de presentarle a la tumba no soy yo mismo. Aquello que soy se irá a otra parte. Tierra, ¡no habrás de ser mi abismo! Victor Hugo
  • Las religiones, en lo que tienen de durable y puro, son formas de la poesía que el Hombre presiente. Fuera de la vida, son la poesía del mundo venidero. ¡Por sueños y por alas los mundos se enlazan!: giran los mundos en el espacio unidos, como un coro de doncellas, por estos lazos de alas. Por eso, la religión no muere, sino se ensancha y acrisola, se engrandece y se explica con la verdad de la naturaleza y tiende a su estado definitivo de colosal poesía. José Martí

Entradas relacionadas:
Paul Potts, la fuerza arrolladora de la estética
Yo soy scientologist
El miedo a lo desconocido

Sobre el arte y el público

Las obras de arte las ve la gente. Las escucha la gente. Las siente la gente. No son sólo el forraje de un grupo cerrado de iniciados. Son el alimento del alma para todos.

Naturalmente, uno está en libertad de poner en tela de juicio ese propósito amplio del arte. Algunos profesores que no quieren rivales dicen a sus alumnos: “El arte es para satisfacción propia”. “Es un pasatiempo”. En otras palabras, no presentes ni exhibas, niño ¡o serás la competencia! […]

En cualquier producción artística ¿qué tiene uno como público? A la gente. No a los críticos: Dios no lo quiera. Sino a la gente. No expertos en esa clase de arte. Sino gente.

Aquel antiguo poeta chino que después de escribir un poema salía de su buhardilla tradicional y se lo leía a la anciana que vendía flores en la esquina, tenía la idea correcta. Si ella lo entendía y pensaba que era maravilloso, él lo publicaba. Si no, lo tiraba a la papelera de bambú. No es extraordinario que sus poemas hayan sido elogiados con respeto reverencial a través de los siglos.

lrhsigblue.jpg
L. Ronald Hubbard
Boletín Técnico “Más acerca del Arte”