Sobre la religión (I) Puntos de vista de aquellos que están más cerca

Nuestra amiga Ketty, nos pide escribir sobre la definición de religión y he pasado un tiempo de lo más interesante en mis búsquedas. Aunque se trate de algo aparentemente tan específico como una definición, para mí el tema es demasiado vasto como para cubrirlo en una sola entrada.

Para la Real Academia, la religión es (entre otras ideas), el conjunto de creencias acerca de la divinidad. La divinidad, según la misma fuente es la naturaleza divina y esencia de Dios. ¡Y también una persona o cosa dotada de gran beldad, hermosura, preciosidad! Pues ya lo ven. Hasta los diccionarios han estado haciendo su tarea y poniéndose al día con sus Fundamentos. ;-)

¿Por qué digo esto? Porque en el Universo Físico, la longitud de onda que más se aproxima al infinito es la de de la estética. Aquellos de ustedes que ya pasaron por Scientology 8-80, conocen los cómos y porqués de este dato. (Por otra parte, hace casi un año, publicamos un artículo sobre el tema de la estética, con otros datos de LRH, que resultan también pertinentes para esta entrada).

En otras palabras, lo que está más cerca —tanto de nuestra verdadera esencia como seres espirituales; como del Ser Supremo, Infinito, Dios o cualquiera de los cientos de miles de nombres con los que identificamos al Creador— es la estética, el arte.

Por esta razón, para iniciar esta serie sobre la religión (que me tiene super entusiasmada), les presento algunos puntos de vista, de aquellos hombres y mujeres que están más cerca. Sus creencias religiosas eran tan diversas como su procedencia geográfica, sin embargo, se acercaron tanto a la Verdad que ustedes se van a sorprender… Y no me refiero, desde luego, a los sacerdotes. Hablo de los artistas.

  • Cuando siento una necesidad de religión, salgo de noche para pintar las estrellas. Vincent Van Gogh
  • La belleza despierta al alma a la acción. Dante Alighieri
  • La divinidad está en ti, no en conceptos o en libros. Hermann Hesse
  • Estoy convencido de que en un principio Dios hizo un mundo distinto para cada hombre, y que es en ese mundo, que está dentro de nosotros mismos, donde deberíamos intentar vivir. Oscar Wilde
  • Dios no escucha vuestras palabras, salvo cuando él mismo las profiere a través de vuestros labios. Khalil Gibran
  • Allá a lo lejos, en la luz del sol, están mis aspiraciones más altas. Puede que no las alcance, pero puedo mirar hacia arriba y ver su belleza, creer en ellas y tratar de seguir adonde me llevan. Louisa May Alcott
  • Toda pulgada cúbica de espacio es un milagro. Walt Whitman
  • Para quien lo sabe ver y amar, el mundo se quita su careta de infinito y se hace tan pequeño como una canción, como un beso. Rabindranath Tagore
  • No hay nada más sublime que acercarse a la Divinidad hasta donde otros no llegan y, desde allí, irradiar los efluvios divinos sobre el género humano. Ludwig van Beethoven
  • Yo podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme rey de un espacio infinito. William Shakespeare
  • El artista genuino tiene el impulso de comunicarle a otros la propia conciencia de la belleza innata que yace en la emoción. Lilla Cabot Perry
  • Dime, oh Dios, si mis ojos, realmente, la fiel verdad de la belleza miran; o si es que la belleza está en mi mente, y mis ojos la ven doquier que giran. Michelangelo Buonarrotti
  • Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que primero has de evocar en los hombres el anhelo de mar libre y ancho. Antoine De Saint Exupery
  • El cuerpo de un bailarín es simplemente la manifestación luminosa del alma. Isadora Duncan
  • Donde el espíritu no trabaja con la mano, no hay arte. Leonardo
  • Cuando tienes sed y parece que podrías beberte todo el océano, eso es fe; cuando comienzas a beber y sólo terminas uno o dos vasos, eso es ciencia. Anton Chekhov
  • Soy un alma. Sé bien que lo que habré de presentarle a la tumba no soy yo mismo. Aquello que soy se irá a otra parte. Tierra, ¡no habrás de ser mi abismo! Victor Hugo
  • Las religiones, en lo que tienen de durable y puro, son formas de la poesía que el Hombre presiente. Fuera de la vida, son la poesía del mundo venidero. ¡Por sueños y por alas los mundos se enlazan!: giran los mundos en el espacio unidos, como un coro de doncellas, por estos lazos de alas. Por eso, la religión no muere, sino se ensancha y acrisola, se engrandece y se explica con la verdad de la naturaleza y tiende a su estado definitivo de colosal poesía. José Martí

Entradas relacionadas:
Paul Potts, la fuerza arrolladora de la estética
Yo soy scientologist
El miedo a lo desconocido

Anuncios

Lo que está ocurriendo en el Tíbet


Foto: Monks during a philosophical debate at Sera Monastery, © de Yilud.

Hace varias semanas me encuentro en la disyuntiva de escribir una entrada sobre la situación actual en el Tíbet, que siendo informativa –dentro de lo posible, por la lejanía y por los diversos filtros que atraviesa tal información para llegar hasta nosotros en español– pudiera tener un enfoque mínimamente esperanzador. Y no he podido. Investigando en diversas fuentes y enfoques, aún no logro encontrar ese hilo conductor de esperanza. Así que de todas maneras, comienzo.

Luego de declarar “ilegal” la reencarnación, hace unos siete meses, el gobierno chino ha mantenido sus acciones represivas hacia libertades fundamentales –como de pensamiento y expresión– no sólo del pueblo tibetano, sino de sus propios ciudadanos, por lo que se ha ganado la condena de la opinión pública en todo el planeta, que llega en estos momentos a plantear un boicot a los próximos Juegos Olímpicos que se celebrarán en Pekín en Agosto de este año.

El 10 de marzo, cientos de monjes budistas del monasterio de Drepung, a unos 10 Km. de Lasa, la capital del Tíbet, reiniciaron las protestas en conmemoración del aniversario de la rebelión tibetana contra Pekín en 1959. Estas han continuado, al menos hasta el 4 de abril. Centenares (o decenas, dependiendo de la fuente) de muertos, heridos y detenidos han sido el resultado de las acciones represivas contra los manifestantes.

Hoy, en París, apagan la llama olímpica. El Dalai Lama agradece el apoyo internacional y exige la libertad de los detenidos. Algunos gobiernos del mundo, importantes socios comerciales de China, han guardado silencio. Otros, poco a poco esbozan algunas acciones. Finalmente, la posición del Dalai Lama continua inmutable:

Nuestra lucha es con algunos líderes de la República Popular China y no con el pueblo chino. Por lo tanto nunca debemos causar malentendidos ni hacer algo que pudiera lastimar al pueblo chino. Incluso durante esta situación difícil, muchos intelectuales, escritores y abogados chinos, en la China continental y en otras partes del mundo nos han demostrado su solidaridad publicando declaraciones, escribiendo artículos y ofreciendo compromisos de ayuda, en cantidad abrumadora. […]

De continuar la presente situación en el Tíbet, me preocupa mucho que el gobierno Chino desatará más fuerza y aumentará la supresión del pueblo tibetano. Debido a mi obligación y responsabilidad morales con el pueblo tibetano, he pedido en varias ocasiones a la dirección en cuestión de la República Popular China que detengan inmediatamente su supresión en todas partes de Tíbet y que retiren a su policía y tropas armadas. Si esto da resultado, también aconsejaría a los tibetanos que detuvieran todas las protestas actuales. […]

No debemos involucrarnos en ninguna acción que pudiera ser siquiera remotamente interpretada como violenta. Incluso bajo la más provocativa de las situaciones, no debemos permitir comprometer nuestros valores más preciados y más profundamente llevados a la práctica. Creo firmemente que alcanzaremos el éxito a través de nuestra trayectoria no-violenta. Debemos tener la sabiduría para entender de dónde proviene el afecto y la ayuda sin precedentes para nuestra causa. El Dalai Lama.

Si tales declaraciones te suenan familiares, tienes razón. Se trata del mismo punto de vista sobre lo que es, en realidad, la grandeza. Y, bueno, ahí está uno de los hilos de esperanza que estaba buscando…

Entradas relacionadas:
Pretenden regular reencarnaciones en el Tíbet
Un post para Birmania
Nuevamente Birmania
Respeta las creencias religiosas de los demás (Videoclip)
Apoya a un gobierno que está ideado y dirigido para todo el pueblo
El Hombre… ¿enfoque científico o dogma de fe?
Amor y odio: ¿Qué es la grandeza? (Videoclip)

La naturaleza humana: ¿buena o perversa?

creation.jpg
Foto: Creation of Man by Michelangelo, © mbell1975.

El amigo Paulo me pregunta como llegué (o Scientology llegó) a la conclusión de que el ser humano es bueno. Y le prometí escribir una entrada especial para responderle. ¡Menudo aprieto! Bueno, haré lo mejor que pueda. :-)

Para comenzar y evitar confusiones, esto es exactamente lo que dice nuestra doctrina, en El Credo de la Iglesia de Scientology, escrito por L. Ronald Hubbard:

…nosotros los de la Iglesia creemos: que el Hombre es básicamente bueno; que está intentando sobrevivir; que su supervivencia depende de sí mismo y de sus semejantes y de su logro de la fraternidad con el universo…

Una realidad compartida por la mayor parte de la Humanidad

Lo primero es que esta afirmación, lejos de ser algo extravagante, resulta ser tan antigua como el Hombre.

  • Desde los antiguos Vedas, hace más de diez mil años, y desde allí, a través del Hinduísmo, se afirma que el ser humano encierra en su esencia, desde su creación, una chispa divina. Naturalmente, al igual que en casi todas las religiones, se asocia al Ser Supremo con la más alta bondad y virtud.
  • Como casi todo occidental –cristiano o no– sabe, una de las primeras declaraciones de la Biblia sobre la naturaleza del Hombre, en el propio Libro del Génesis (1:26 y 1:27) afirma la bondad intrínseca (o por naturaleza) del Hombre, creado a imagen y semejanza de Dios.
  • Para el Islam, al no existir un pecado original, nacemos en estado de natural inocencia; los pecados se cometen cuando ya tenemos uso de razón. La naturaleza del ser humano tal como fue creado por Alá, no es inherentemente ‘corrupta’ ni necesita reparación.
  • El budismo, por su parte, va más allá y plantea que no sólo cada persona, sino que cada ser vivo tiene el potencial de alcanzar la Iluminación. Esto es el estado de Buda, cuando se llega a la plena comprensión de la Verdad, más allá de todas las apariencias, a la plena sabiduría y al amor pleno por todos los seres vivos.
  • Sócrates afirmaba que la verdadera naturaleza del Hombre es buena, que tiene un mecanismo inherente de seguridad que lo lleva otra vez a la corriente cuando él la abandona. Y que no puede continuar indefinidamente con un comportamiento dañino para si mismo, o para su semejantes, ya que cuando lo intenta, las cosas no resultan bien para él; por tanto, para encontrar la verdadera felicidad, uno debe encontrar la verdadera virtud.

Podría continuar con muchísimos otros ejemplos, pero no es mi intención escribir un tratado de historia religiosa y filosófica sobre la naturaleza ética del ser humano.

Pienso que los anteriores ejemplos son suficientes para ilustrar la idea del Hombre “básicamente”, “inherentemente”, “intrínsecamente”, “esencialmente” o “por naturaleza” bueno, como una creencia común a muchas de las principales filosofías y religiones, incluyendo las cristianas.

Naturalmente, los scientologists no consideramos que nuestras sociedades sean el Paraíso, o el Nirvana o la perfección absoluta, claro que no. ¡Tendríamos que estar ciegos! Y no lo estamos, en lo más mínimo.

Hasta un niño puede observar que el Hombre constantemente se aparta de lo que es correcto, de lo que para nosotros –al igual que para muchas religiones orientales, o para filósofos como Sócrates– es la ética y la moral. El hombre peca contra las leyes de Dios. Eso es un hecho.

Sin embargo, ¿convierte esta evidencia al Hombre a una criatura maligna por naturaleza?

Qué es el Hombre, en esencia

Para determinar si el comportamiento del Hombre condena a la naturaleza humana a la “corrupción intrínseca” o no, necesitaríamos un grado mínimo de acuerdo en cuanto a qué es esa “naturaleza básica”, esa escencia del ser humano.

En nuestra religión, consideramos que esta esencia es de naturaleza únicamente espiritual. No “tenemos” un alma o un espíritu. Somos un espíritu. Por cierto, en Scientology al espíritu le llamamos Thetán (de la letra griega θ Theta, símbolo para “pensamiento” o “espíritu”). :-)

Los miles de millones de personas en el mundo que comparten esta creencia en mayor o menor grado, no necesitan más evidencia que su propia certeza; sea a través de la observación de la realidad, o a través de sus propias experiencias de trascendencia.

Sin embargo, el hecho de que en el hombre hay “algo más” que un cuerpo perecible ha sido comprobado por medios objetivos en más de una ocasión, a través de la historia humana reciente.

Naturalmente, esta discusión está mucho más allá del alcance y del interés de esta entrada en particular.

Devuelvo, entonces, la pregunta: ¿En qué se basan quienes afirman que el hombre es malo por naturaleza?

¿Quiénes afirman que el hombre es “malo” por naturaleza y en qué se basan?

En términos de fe, sólo lo afirman las iglesias cristianas que interpretan de este modo el dogma de fe del pecado original: El Hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, pero como el primer hombre y la primera mujer pecaron, la humanidad heredó este primer pecado y todos nacemos pecadores. Sin embargo, en estas iglesias existe el bautismo, que borra o perdona este pecado original en sus feligreses y los vuelve a colocar, por la gracia de Dios, en su estado original, a imagen y semejanza del Creador.

Por tanto, no puedo ver una contradicción fundamental aquí entre la afirmación cristiana y la de las otras iglesias.

En todo caso, los asuntos de fe no se discuten, ni a través de la razón, ni a través de los hechos. Para nosotros, los scientologists, la fe, como Derecho Humano fundamental, simplemente se respeta.

Ahora bien, en el terreno secular existe una fervorosa defensora de la idea del hombre como probablemente el más salvaje de los animales: uno que debe ser enjaulado, castigado, torturado, electrocutado y mutilado y, como nada de esto funciona, debe ser entonces drogado hasta el punto de convertirlo en un zombie para mantener a raya sus perversos instintos naturales. Se trata, ya lo adivinaron, de la psiquiatría y su discípula, la psicología.

Esta visión del ser humano como animal carente de alma, esta visión de la mente humana como un cerebro, es la que justifica muchas de las peores atrocidades que se han cometido y se continúan cometiendo en contra del ser humano, desde la aparición de estos “científicos”, a fines del siglo XIX en Alemania.

Sus ideas han sido difundidas hasta nuestros días a través de las teorías de Pavlov y de Freud, entre otros.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, las iglesias occidentales cometieron el grave error de aceptar la “ayuda” ofrecida por estos “profesionales de la conducta” para solucionar los problemas políticos y sociales que sobrevinieron y fueron traicionadas. Durante siglos, el asesoramiento espiritual había sido labor de pastores de las distintas denominaciones, que usaban las enseñanzas religiosas para dar consuelo. Para 1952, ya se daban cursos de psicología en casi todas las escuelas avanzadas de teología en los Estados Unidos.

¿Y cuales eran las bases teóricas que fundamentaban este adoctrinamiento “científico”?

  • “En pocas palabras, la naturaleza de las alucinaciones de Jesús, como se describen en los Evangelios ortodoxos, nos permite llegar a la conclusión de que el fundador de la religión Cristiana sufría de paranoia religiosa.” Charles Binet-Sangle, La Locura de Jesús, 1910.
  • “Cuanto mayor sea el número de hombres para quienes estén accesibles los tesoros de conocimiento, más se extiende el alejarse de las creencias religiosas, primero de sus obsoletos e inaceptables adornos, pero después también de sus postulados fundamentales.” Sigmund Freud, El Futuro de una ilusión, 1927
  • “Si se quiere liberar a la especie de la atroz carga del bien y el mal, deben ser los psiquiatras quienes asuman la responsabilidad.” C. Brock Crisholm, El Restablecimiento del Tiempo de Paz en la Sociedad, 1946.

En una próxima entrada, detallaremos cómo la psiquiatría tiene el objetivo expreso de eliminar la religión y el porqué.

Habiendo establecido, entonces, los fundamentos filosóficos y religiosos para afirmar que el Hombre es básicamente bueno, así como las bases ideológicas de quienes opinan lo contrario, sólo resta la “comprobación” que me pide Paulo.

¿Cómo se comprueba que el Hombre es bueno por naturaleza?

Una forma es determinando si puede ser mejor y hasta dónde. Un ser humano no podría alcanzar altos niveles de ética y de moral si éstos fueran en contra de su propia naturaleza, por la misma razón que por más que lo intente, no puede físicamente volar por sus propios medios: su cuerpo no está diseñado para esa función.

El hombre cambia bien y con facilidad en la dirección del bien, y casi no cambia en lo más mínimo, en la dirección del mal. Podrías tomar a un hombre malvado, y es muy difícil hacerlo todavía más malo; es casi imposible. De hecho, nadie lo ha hecho nunca. Si tuviera tendencias malvadas -un Jack el Destripador o alguien así- la gente le podría dar una paliza, y seguiría siendo exactamente igual de malvado que era. Sin cambio. […]

Esto es una cosa interesante. Nosotros no dimos por sentado que el hombre era bueno; no dimos por sentado que era malo. Simplemente decidimos observarlo. Y comenzamos a cambiarlo de todas y cada una de las maneras en que se le podía cambiar, y descubrimos no sólo que cambiaba en la dirección del bien; tan pronto como empezabas a cambiarlo en todos los aspectos en la dirección del bien, tan pronto como empezabas a darle una palmadita en la espalda y entre todos ayudarle en todas las direcciones, no sólo cambiaba: ¡era como quitar la mano del muelle comprimido de un colchón! […]

El hombre cambia en la dirección del bien con facilidad, ¡con tal facilidad que es increíble! Le damos una oportunidad. Sabemos que si le ayudamos, bueno, la sociedad que le rodea -su familia, sus amigos y demás-, todos mejorarán debido a esto. Sabemos que no sufriremos en absoluto por esto. Simplemente elevamos su capacidad, lo hacemos más capaz.

Y encontramos que todos sus esfuerzos, sus indicaciones y sus impulsos para sobrevivir iban en la dirección de ser mejor y de hacer mejor las cosas. Seguían surgiendo, seguían surgiendo. Y esa dirección -hacia arriba- no tiene límite. L. Ronald Hubbard, de la conferencia El Camino a la perfección

A través del conocimiento, los métodos y la tecnología de Scientology, así como de otras religiones, el Hombre ha logrado, efectivamente, convertirse en una mejor persona y ayudar a que sus semejantes lo logren de igual manera. Hay millones de testimonios de este hecho, en todas las épocas.

La otra forma de demostrarlo, esbozada por Sócrates hace 2,500 años, ha sido recogida, refinada y convertida en un método práctico, con resultados medibles y comprobables: La Tecnología de Ética de Scientology.

Hace años descubrí y demostré que el hombre es básicamente bueno. Esto significa que la personalidad básica y las intenciones básicas del individuo, hacia sí mismo y hacia los demás, son buenas.

Cuando una persona se encuentra a sí misma cometiendo demasiados actos dañinos contra las dinámicas, se convierte en su propio verdugo. Esto nos da la prueba de que el hombre es básicamente bueno. Cuando se encuentra a sí mismo cometiendo demasiados males, entonces, o bien de forma causativa, o bien de forma inconsciente o inadvertida, el hombre se impone la ética destruyéndose, y acaba consigo mismo sin ayuda de nadie más.

Esta es la razón por la que el criminal deja pistas en la escena del crimen, por la que las personas desarrollan extrañas enfermedades que las imposibilitan y por la que se provocan accidentes e incluso deciden tener un accidente. Cuando violan su propia ética, comienzan a decaer. L. Ronald Hubbard, Introducción a la Ética de Scientology.

En estos dos hechos nos basamos, entonces, para afirmar que el ser humano es bueno por naturaleza.

Por un lado, en su capacidad de ser cada vez mejor, para bien de sus semejantes, como lo han demostrado las obras de los iluminados, los maestros espirituales, los profetas y los hombres santos y sabios en todas las épocas. Y, por otro lado, en su mecanismo de autorestricción, hasta la propia destrucción (como en los casos extremos de Hitler y de muchos de los más recientes asesinos-en-masa–suicidas, por ejemplo), cuando se desvía del comportamiento ético.

Espero haber respondido a la pregunta, al menos desde el punto de vista de la razón.

bubbleart08

Entradas relacionadas:
El Hombre… ¿enfoque científico o dogma de fe?
Respeta las creencias religiosas de los demás (Videoclip)
El miedo a lo desconocido
No cambies la religión de ningún hombre
Amor y odio: ¿Qué es la grandeza? (Videoclip)

Scientology en la TV vasca

Nuestro querido amigo Iván Arjona nos envía esta estupenda, clara y concisa entrevista realizada en la ciudad de Bilbao, País Vasco, España.

Tras su reconocimiento como entidad religiosa por la Audiencia Nacional, el interés de la sociedad española por “Cienciología” se ha mantenido en aumento. Muestra de ello es que la Televisión Vasca se ocupó de presentar a su teleaudiencia una primera respuesta a la pregunta que se hacen miles de personas: ¿Qué es Scientology?

Iván Arjona, Presidente de la Iglesia de Scientology en España, además supervisa las campañas sociales de la Iglesia, como la Lucha contra la Droga, la Campaña por los Derechos Humanos, El Camino a la Felicidad, y los Ministros Voluntarios de Scientology.

¡¡¡Enhorabuena, España!!!

spain.jpg

Hace unas horas, La Audiencia Nacional ha confirmado la libertad religiosa en España, reconociendo el Derecho a la inscripción de la Iglesia de Scientology de España.

“Este reconocimiento marca el fin de una era en la que se forzó a los cienciólogos españoles a luchar por su derecho a la libertad religiosa. La sentencia da la razón y esto marca una nueva era para todos los cienciólogos españoles”, dijo Iván Arjona, representante nacional de la Iglesia.

Hemos recibido anoche esta gran noticia, la mejor del año después de Los Fundamentos, por vía de nuestros amigos Garaiko, del CCDH e Iña y Cris, de Un Mundo Mejor. Hasta el momento, reportan la buena nueva —en su estilo muy particular, naturalmente— el periódico El País, la Agencia Reuters y las noticias de Terra España.

Reciban todos ustedes, nuestros amigos “de aquel lado” que trabajaron arremangados durante años una ovación de pie desde este lado del mar. ¡¡¡Muy, muy bien hecho!!!

Más información.

El Hombre… ¿enfoque científico o dogma de fe?

El grabado Flammarion, famosa ilustración aparecida en L’Atmosphere: Météorologie Populaire (Paris, 1888). Interpretación gráfica.
……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

A continuación, presentamos un extracto de la traducción de un artículo publicado la semana pasada por la Revista Freedom, que se ocupa de reportajes de investigación de interés público. Aparte de ser un tema tan antiguo como la misma Humanidad, que precede incluso al llamado “pensamiento científico” de nuestra llamada era moderna, resulta por su enfoque no precisamente usual, muy interesante e instructivo de leer.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

La ciencia, la religión, y el prójimo

por Charles R. Baron

En un mundo hipotético gobernado por la ciencia, la religión sería una reliquia del pasado, desterrada de la vida diaria y relegada a los archivos polvorientos de la historia.

Tal fue el panorama propuesto por los participantes de un congreso sobre ciencia y religión en el instituto Salk, en el La Jolla, California, el pasado noviembre. El congreso, Más Allá de las Creencias: Ciencia, Religión, Razón, y Supervivencia, presentó a 34 científicos y filósofos, principalmente de los Estados Unidos, del Reino Unido, y de universidades australianas para discutir un conjunto acuciante de preguntas:

• ¿Es este el principio de una nueva edad de negación de la razón?
• ¿Triunfará la fe y el dogma sobre la investigación racional?
• ¿Se pueden reconciliar las visiones religiosa y científica?
• ¿Podemos ser buenos sin un Dios? ¿Y, si no Dios, entonces qué?

Lo que incitó estas preguntas y sirvió de génesis para el congreso fue la tragedia de 9/11 y las tendencias sociales cada vez más peligrosas que desde entonces se han desarrollado, entre las que se citaron el auge alarmante del fundamentalismo religioso, con ramas extremadamente violentas, como el caso de los bombarderos suicidas; los conflictos permanentes entre la ciencia y la religión en las salas de clases y en los tribunales; y las estridentes llamadas a una vuelta a los valores religiosos como antídoto al deterioro de la moral pública.

Para la ciencia y las comunidades académicas, el 9/11 fue una llamada de alerta, como lo fue para muchos otros. Los acontecimientos subsecuentes profundizaron la convicción de que la supervivencia de la civilización como la conocemos está en juego ahora. “Podríamos perderlo todo” advirtió un participante.

Así, durante tres días, los grandes académicos presentaron sus opiniones. Discutieron la mejor forma de contestar a estas preguntas y desarrollar un enfoque para invertir las tendencias actuales y evitar la crisis definitiva. Con la expectativa de que creara algo de estruendo entre las cuadrillas rivales, el congreso prometía una buena pelea y no fue una decepción. Las ponencias fueron apasionadas, informativas, escasamente aburridas, y con el toque exacto de humor para mantener las cabezas fuera del agua.

Sin embargo, contrario a lo esperado, la pelea no la dieron representantes de la banda rival: la religión. Ningún representante de las religiones bajo ataque estuvo presente en el congreso: Islam, Cristianismo, y Judaísmo. Aunque algunos participantes afirmaron ser personas de fe, el congreso se llevó a cabo desde una perspectiva enteramente secular: 10 participantes eran científicos “duros” (física, biología, neurología, etc.); 5 eran científicos “suaves” (antropología, sociología, etc.); 6 eran filósofos de varias corrientes; 11 eran profesionales interdisciplinaros; y 2 eran escritores y editores de ciencias; también había varios autores de best-sellers.

El reportero científico del New York Times, George Johnson hizo una buena reseña del evento. Su artículo, Sobre Ciencia y Religión para Todos, es material de lectura tanto informativa como entretenida. Sin embargo, como la mayor parte de de las noticias, su artículo se centra principalmente en conflictos y personalidades. Para transmitir el drama de las ponencias, Johnson intentó identificar los momentos cruciales, pero terminó pasando por alto lo realmente importante.

Un momento crucial (ignorado por Johnson) ocurrió el segundo día, cuando Scott Atran desafió una buena parte de lo que ya se había presentado. Atran es un negociador de rehenes y organizador de un grupo de trabajo de la OTAN sobre terrorismo suicida, además de su papel como científico. Esto añadía un cierto peso a sus observaciones. El primer día se había dedicado principalmente al deporte popular de apalear la religión. En una pseudo corte, los atacantes acusaron a la religión del crimen principal de abastecer principios dogmáticos y enseñanzas malsanas para la humanidad. El dogmatismo –alegaban– ha inducido, incluso fomentado, una amplia gama de comportamiento irracional, incluyendo intolerancia, odio, violencia y guerra.

La primera grieta en aparecer en estos argumentos no demasiado convincentes, fue cuando Susan Neiman, filósofo de Princeton, señaló que la verdadera pregunta era: “Cómo podemos hacer mejores personas, cuando no podemos persuadirlas con hechos científicos?” Con este recordatorio de cuál era el tema del congreso en última instancia, Scott Atran convirtió la grieta en una gran brecha.

Atran alegó que sus colegas científicos sufrían de un caso severo de irrealidad:

    “No se ha producido ningún hecho (en el congreso), no se ha presentado ningún caso, ninguna evidencia de que la ciencia genuina se está utilizando para convencer a los demás que se unan… Si uno desea involucrar al público y hacer un mundo más pacífico, más solidario, uno tiene que ser realista; conseguir datos; obtener cierto conocimiento —exclamó. ¿Quiénes componen la Jihad? ¿Quién es un bombardero suicida?” —cuestionó a una audiencia mayormente sumida en la ignorancia.

“Quién es el prójimo?” es, de hecho, la pregunta central que ni la ciencia, ni la filosofía, ni la religión dominante ha contestado jamás satisfactoriamente. Pero como es el quid del asunto, la investigación para descubrir la respuesta, es muy provechosa.

En octubre de 1956, L. Ron Hubbard hizo del “prójimo” el tema de La Búsqueda Implacable del Hombre, la primera conferencia del Congreso de Londres sobre Problemas Humanos. Hubbard señalaba entonces que son nuestras ideas sobre los demás y las ideas de los demás sobre nosotros lo que, en buena medida, determina el comportamiento hacia los demás.

Él explicó las dinámicas que conducen a un deterioro progresivo de la comunicación cuando las ideas incorrectas sobre el prójimo se propagan a diestra y siniestra. El gran número de mentiras difundidas por la propaganda del Tercer Reich fue citado como ejemplo histórico (todos los alemanes son superhombres; los franceses, los rusos, los británicos, y todos los demás, inferiores). En última instancia, indicó, tales mentiras pueden conducir a un modo deteriorado de la comunicación que consiste en balas y bombas.

Hoy, al borde de otra espiral del deterioro progresivo, nos enfrentamos con quizás el más sutil y básico de los malentendidos sobre el prójimo, o, más generalmente, sobre ser humano: ¿Es el Hombre realmente propiedad emergente de las células y la estructura de cerebro? O: ¿Es el hombre algo construido, que posee un alma y debe lealtad a un Ser Supremo? O: ¿Es el hombre esencialmente una entidad espiritual, que posee una mente y un cuerpo?

De estos tres paradigmas, el primero viola el principio de economía del pensamiento (es decir, la la Navaja de Ockham, un conocido principio científico que plantea que ante varias posibles soluciones a un problema, la más sencilla es la más probablemente correcta); el segundo aparece estar en franco declive; pero el tercero, resultado de una robusta investigación racional, resulta bastante prometedor. En las décadas subsiguientes a esta conferencia de Hubbard de 1956, la tecnología espiritual que abarca Scientology ha tenido éxito en mejorar el comportamiento del prójimo, así como su ética, moralidad, y perspectiva general de la vida.

Al concluir el estruendo de tres jornadas en La Jolla, los participantes pudieron haber sentido que el congreso tuvo apenas un éxito moderado. Muchas opiniones fueron ventiladas y discutidas apasionadamente, y, desde esa perspectiva, fue un éxito resonante. No obstante, poco consenso se alcanzó en el tema de mayor trascendencia: definir un enfoque viable sobre el prójimo, para invertir las tendencias actuales y evitar crisis inminentes.

Por otra parte, se debe felicitar a los participantes por por haber asumido cierta responsabilidad por la situación mundial. Puede que el congreso no haya alcanzado mucho, pero fue un comienzo, y un segundo congreso, programado para Octubre-Noviembre de 2007, puede alcanzar más. Las ponencias completas de Más Allá de las Creencias 2006 se han preservado en los medios, y están disponibles para su lectura online en el Website de The Science Network.

Charles R. Baron es un escritor que trabaja en la industria aeroespacial.

bubbleart08

Pretenden regular reencarnaciones en el Tíbet

buda.jpg

Foto: Jokhang, © Marco Ammannati, Todos los Derechos Reservados
……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Esta es una de las noticias que difícilmente pasan desapercibidas. Algunos ríen a carcajadas de lo absurda que parece ser, otros compadecen al “pobre Dalai Lama”, otros se enfurecen… depende del tono emocional de cada quien respecto al tema.

Se trata, según el titular del periódico El País, de un decreto que prohibe la reencarnación del máximo líder espiritual del Tíbet. La disposición de la Administración Estatal de Asuntos Religiosos (AEAR) del gobierno chino busca, según El País, limitar su enorme influencia, y, sobre todo, bloquear su sucesión. La medida no sólo lo alcanza a él, sino a todos los Budas Vivientes que, siendo numerosos, a menudo lideran comunidades religiosas y supervisan la formación de los otros monjes.

Esta noticia, extravagante por demás, me llegó hace unos 6 días a través del blog de Jaime López. Y he estado investigando mínimamente el asunto…

………………………………………………………………………………………………………………………………..
El budismo tibetano y el Dalai Lama

Una de las peculiaridades del budismo tibetano es la presencia de los Budas Vivientes. Un Buda Viviente, también llamado Bodisatva es, literalmente, un ser viviente (satva) cuya naturaleza es la iluminación (bodi). Es un ser destinado a convertirse en un Buda, que ha hecho el voto de salvar a los demás antes de salvarse a sí mismo. Además de la compasión, el Bodisatva está consagrado a ejercer el dominio de sí, estudiar, aprender y alcanzar la sabiduría. Sus esfuerzos se fundamentan en la determinación de liberar a otros del sufrimiento, reemplazándolo con alegría.

Al morir uno de estos Bodisatvas, se forman equipos de monjes que los buscan en su siguiente encarnación, siguiendo patrones establecidos a través de los siglos. El nacimiento de un Buda Viviente normalmente es precedido por fenómenos naturales anormales. Los budistas tibetanos creen que el alma reencarnada incorpora no sólo el espíritu del Buda Viviente, sino también sus doctrinas; así, cuando se encuentra una reencarnación potencial, el niño usualmente puede recordar lo que hizo en su existencia anterior, sus propias enseñanzas y también puede identificar sus viejas posesiones. Tradicionalmente, los monjes encargados prueban al niño con los familiares del difunto Bodisatva. En algunos casos, el niño puede reconocer a los propios monjes, incluso si se le acercan disfrazados.

Los Dalai Lamas son la reencarnación del Buda de la Compasión quien escogió renacer para servir a la humanidad. Lama (que significa “sabio”) es el nombre de los monjes budistas tibetanos, de los cuales el Dalai y el Panchen lamas ostentan los dos máximos rangos. Dalai Lama significa, Océano de Sabiduría.

Tenzin Gyatso es el XIV Dalai Lama, quien entre otros muchos títulos y honores, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1989. A la edad de dieciséis años, aún con nueve años por delante de intensa educación religiosa, hubo de asumir el pleno poder político cuando China invadió al Tíbet. En 1959, durante el levantamiento del pueblo tibetano contra la ocupación militar china, se fue al exilio. Ha vivido desde entonces al pie de los Himalaya en la ciudad de Dharamsala, India, asiento del Gobierno Tibetano en el Exilio, democracia constitucional desde 1963, que acoge a 130,000 refugiados tibetanos. Otros, viven en Nepal, Suiza, el Reino Unido, Estados Unidos, en Canadá y otros 30 países.

En su sitio web, a la pregunta sobre sus primeras sensaciones sobre ser reconocido como el Dalai Lama responde:

    “Me hizo muy feliz […] antes de que me reconocieran, a menudo decía a mi madre que iría a Lhasa [capital del Tíbet]. Me montaba en un travesaño de la ventana de casa y fingía que cabalgaba hacia Lhasa. Era muy pequeño en aquel entonces, pero lo recuerdo claramente. Tenía un fuerte deseo de ir allí. Otra cosa que sucedió, que mi madre recuerda muy claramente, es que tan pronto llegamos a Lhasa, dije que mis dientes estaban en una caja, en cierta casa en el Norbulinka. Cuando abrieron la caja, encontraron la dentadura que había pertenecido al décimo tercer Dalai Lama.”

A una pregunta sobre una situación anterior, similar a la actual, con la Administración china, afirma:

    “Si la situación actual respecto al Tíbet continúa igual, naceré fuera del Tíbet, lejos del control de las autoridades chinas. Esto es lógico. Precisamente, el propósito de una reencarnación es continuar el trabajo inacabado de la encarnación anterior. De tal modo, si la situación tibetana todavía sigue sin resolver, es lógico que nazca en el exilio para continuar mi trabajo inconcluso. Por supuesto, los chinos elegirán su propio “Dalai Lama” y los tibetanos elegiremos el nuestro, de acuerdo a la tradición. Será similar a la situación actual del Panchen Lama. Hay un Panchen Lama designado por los chinos y está el Panchen Lama elegido por mí. Uno participa en peregrinaciones que responden a los propósitos de su amo y el otro es el Panchen Lama aceptado en los corazones de todos los tibetanos.”

La regulación oficial

De acuerdo al periódico The Times of India, y otras fuentes de noticias de China, no se trata de prohibir la reencarnación en sí, como afirma el titular de El País, sino de regular (por primera vez en la historia) el reconocimiento del próximo Dalai Lama mediante organismos y procedimientos gubernamentales especialmente designados para ello. Además, tal reencarnación debe ocurrir únicamente en territorio chino y en un templo determinado específicamente para esos fines.

Según fuentes chinas la AEAR plantea que “la selección de los reencarnados debe preservar la unidad nacional de todos los grupos étnicos y el proceso de selección no puede ser influenciado por ningún grupo o individuo que se encuentre fuera del país”. Afirma, además que, “el gobierno administra solamente los asuntos religiosos relacionados con el Estado y el interés público y no interferirá en los asuntos internos puramente religiosos.”

Las regulaciones constan de 14 artículos, incluyendo principios, condiciones, procedimientos de aprobación, deberes y responsabilidades de los grupos religiosos para la reencarnación, así como el castigo a quienes violen las regulaciones.

………………………………………………………………………………………………………………………………..

Es obvio que cada quien sacará su propia conclusión de todo lo anterior. Desgraciadamente, no estamos ante una situación nueva. Es, apenas, la nueva versión “mejorada” de algo que se ha venido arrastrando a través de milenios.

La razón de este artículo, luego del shock inicial, es sencillamente un granito de abono a la deuda inconmensurable que en Occidente y en Scientology tenemos con el Budismo, como con muchas otras religiones orientales. En su conferencia “La Esperanza del Hombre“, L. Ronald Hubbard lo expresa de esta manera:

Honramos a los grandes líderes espirituales del pasado, ya que estas personas nos transmitieron suficiente tradición para hacernos conscientes del hecho de que había en el hombre una parte espiritual. A estos grandes líderes espirituales se les ha ahorcado, se les ha injuriado, malinterpretado, se les ha citado, no se les ha comprendido en absoluto; pero, no obstante, son las manos por las que ha pasado una antorcha a lo largo de los siglos para que pudiéramos llegar a tener una mayor capacidad para el hombre, y algo de esperanza para su futuro.

Todas estas personas estaban diciendo algo que era mucho más importante que: “La vida tiene una parte espiritual”. Estaban diciendo: “Hay esperanza. Pueden venir a ti y decirte que todo está perdido y que estás muerto, que estás atrapado, y que no hay esperanza para ti. Pueden venir a decirte esto; pero no es verdad. Hay esperanza. Tú continúas, de hecho, viviendo. Esta vida no es todo lo que hay. Hay cierta vida futura en la que te puede ir mejor, en la que tu éxito puede ser más valioso de lo que ha sido”. Eso es todo lo que dijeron estos hombres.

Sean cuales sean los adornos o el boato que se les hayan colgado a sus palabras, no nos importa. Sea cual sea la tecnología que tuvieran, sin duda se ha perdido. No obstante, sí transmitieron este mensaje al hombre. Dijeron: “Hay esperanza; te puede ir mejor. Esta vida no lo es todo, y de una u otra manera, todo saldrá bien al final”. Sin esa esperanza, el hombre difícilmente podría haber sobrevivido hasta este punto de la línea temporal.

L. Ronald Hubbard, La Esperanza del Hombre.

Con toda seguridad, la AEAR de China no considera su nueva regulación como una violación a los Derechos Humanos, ya que de lo único que se le podría “acusar” es de violar una pequeñísima porción del Derecho Humano 18, el derecho a la libertad de religión; incluyendo la libertad de manifestar su religión o su creencia por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Y si nos pusiéramos muy, muy estrictos, alguien podría llegar a decir que esta medida podría interpretarse como una violación al Derecho Humano 19, derecho a la libertad de opinión y de expresión; a no ser molestado a causa de sus opiniones, a investigar y recibir informaciones y opiniones, y a difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio.

Sin embargo, ambas circunstancias podrían ser discutidas, debatidas y rebatidas hasta el fin de los tiempos. Porque, después de todo, en la práctica, el hecho de desconocer como Dalai Lama a un niño reconocido como tal fuera de China o del templo designado, no estaría violando ningún otro Derecho Humano.

La AEAR no estaría violando, por ejemplo, el Derecho 2 de ningún “ser humano”. Este es el derecho que garantiza los derechos a todas las personas, sin distinción de nacionalidad, nacimiento o cualquier otra condición.

Nadie podría pensar que viola el Derecho Humano 3 de persona alguna, es decir, el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad.

Ni el derecho 6, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Ni el 7, el derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

No violaría el Derecho Humano 8, derecho a un recurso efectivo que ampara al “ser humano” contra actos que violen sus derechos fundamentales.

Ni el Derecho 10, a ser oído públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones.

Mucho menos violaría el artículo 13 de los Derechos Humanos, es decir el derecho a circular libremente y a elegir su residencia.

Ni el 15, derecho a una nacionalidad y a cambiar de nacionalidad.

Tampoco estaría violando el Derecho Humano 17, a la propiedad.

Ni el Derecho Humano 29, derecho a ser responsable por su comunidad.

Todo lo anterior se debe, naturalmente, a que se considera un “ser humano” como nada más que un cuerpo, que vive un promedio de 70 años y entonces… ¡adiós! Esta conveniente consideración ha sido durante siglos, y podría continuar siendo, la “salvación jurídica” de muchos.

El Credo de nuestra Iglesia reza una corta frase que siempre me llamó la atención. Cada vez que debía leerla en un Servicio, me preguntaba “¿Por qué Ronald habrá puesto esto aquí?”

Esa frase dice que nosotros, los de la Iglesia, creemos que las almas de los hombres tienen los derechos de los hombres.

Pienso que por más que continuara buscándola por el resto de la eternidad, nunca, jamás, habría podido encontrar una mejor respuesta a esta pregunta.

bubart07.jpg

Entradas relacionadas:
Video: Buda
No cambies la religión de ningún hombre
Video: Respeta las creencias religiosas de los demás
Video: Derecho Humano 19: Libertad de Pensamiento.

Clásica: La Esperanza del Hombre

hopeclassic.jpg

Corría el año de 1955 y la necesidad de una solución a la locura y a la violencia del hombre era urgente.

Sólo una idea debía ser capaz de alterar la circunstancia del hombre con respecto a guerra. A través de la historia, los filósofos y líderes religiosos buscaron tal idea. El hombre tenía la esperanza que, de alguna manera, en alguna parte, habría una respuesta.

En junio de 1955, Ronald subió al escenario del hotel de Shoreham, en Washington DC, para anunciar el logro de un material estudiado por largo, largo tiempo.

Y en ese discurso de apertura del Congreso de la Anatomía del Espíritu del Hombre, en una conferencia ya clásica, Ronald anunció esa idea particular que podía vencer toda la locura del hombre, el factor preciso que podría invertir el espiral descendente del planeta Tierra.

Hoy, a la luz de la situación política mundial, el terrorismo y la guerra, esta conferencia es tan pertinente como lo fue cuando LRH la impartió. Descubre cómo es que tienes en tus propias manos la única esperanza del hombre.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………..Conferencia en CD, Clearsound. Incluye transcripción y glosario. RD$ 650. Entrega personal en tu casa u oficina. ¡Ordénala por e-mail ahora!

………………………………………………………………………………………………………….

Las Conferencias Clásicas de L. Ronald Hubbard

El mundo define una obra clásica como un trabajo literario de excelencia. Cada Clásica es una joya extraída de las riquezas de la tecnología grabada de LRH. Cada una ha sido meticulosamente regrabada, usando la tecnología digital de Clearsound para una fidelidad incomparable.

Son conferencias que debes escuchar para comprender la vida y tu propio papel en la eternidad. Más de una docena de las Clásicas no forman parte de ninguna otra serie; fueron impartidas por Ronald como conferencias únicas, de sólo una noche, cada una presentando la vista magnífica de Scientology, el mundo y este universo. Más información (en inglés) sobre las Clásicas, en este enlace.

Respeta las creencias religiosas de los demás

En la tercera noche de la Cumbre OT se puso ¡por fin! en circulación el DVD con los 21 preceptos de El Camino a la Felicidad. Teníamos meses buscándolos en internet en español y nada…. Pero aunque aún no están, hay algunos que no necesitan subtítulos, como el Precepto 18 que les presentamos este lunes: Respeta las creencias religiosas de los demás.

Aquí está para ustedes. Sólo hagan click en la flecha.

Tolerancia religiosa no significa que no podamos expresar nuestras creencias. Sí significa que tratar de minar o atacar la fe y las creencias religiosas de otro siempre ha sido el camino más corto a las dificultades. […]

La fe y las creencias no se someten necesariamente a la lógica: ni siquiera se puede declarar que son ilógicas. Podrían ser campos muy lejanos entre sí.

Cualquier consejo que pudieras dar a otro en este tema es más seguro cuando simplemente afirma el derecho a creer lo que uno elija. Tenemos la libertad de presentar nuestras creencias y tratar de que otros las acepten, pero es un riesgo tratar de atacar las creencias de otros, y es un riesgo mucho mayor atacar y tratar de dañar a los demás por sus convicciones religiosas.

El hombre, desde los inicios de la especie, ha encontrado gran consuelo y gozo en sus religiones.

Hasta el “mecanicista” y el “materialista” de hoy en día, hablan casi como los sacerdotes de la antigüedad cuando diseminan sus dogmas. L. Ronald Hubbard     

El DVD estará disponible a partir del trecer evento de la Cumbre OT, este sábado 4 de Agosto, en la misión. ¡No faltes!

bublrh07.jpg

Entradas relacionadas: 
Qué es El Camino a la Felicidad
Video: Cuida de ti mismo
Honra y ayuda a tus padres
Video: No dañes a una persona de buena voluntad
Cumple tu palabra una vez que la hayas comprometido

El miedo a lo desconocido

545960251_199cf9c5d9.jpg
Foto: Free as the wind, © michaelab311, Todos los derechos reservados.
……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Nuestro amigo Iván Arjona nos ha enviado un magnífico artículo, publicado en Scientology Hoy hace unas semanas. Lo vimos tan pronto salió, naturalmente, y durante todo este tiempo habíamos estado dudando entre publicarlo íntegramente o simplemente publicar el enlace al blog de Iván. El que nos lo enviara fue el empujoncito que nos hacía falta, así que estrenamos la semana con él. Y además, estrenamos con él un nuevo tema de archivo: Libertad Religiosa.

El autor del artículo es el Profesor Daniel M. Tirapu, español, católico militante, Doctor en Derecho de la Universidad de Navarra, catedrático de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad de Jaén, en el Área de Derecho Eclesiástico del Estado, entre otras numerosas líneas de un curriculum impresionante. Y como si esto fuera poco, es autor de un excelente ¡blog! en el que da a conocer una visión personal y experiencias sobre su religión.

El artículo se inscribe en el marco de una mesa redonda sobre Europa: Libertad Religiosa y Derechos Humanos, organizada por la Iglesia de Scientology de España el 13 de Junio del presente año, con motivo de la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que reconoce el derecho de Scientology a ser reinscrita como confesión religiosa en Rusia.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………….

El revés de la trama y el miedo a lo desconocido
en relación a la Congregación de Cienciología

Por Daniel M. Tirapu

La primera noticia de esta organización [Scientology] me llegaba a través de la detención de uno de sus dirigentes al llegar a España, donde quedó detenido inmediatamente acusado de cargos muy graves, estafa, asociación ilegal, etc., sin demasiado fundamento, al parecer, a juzgar por la total absolución de todos los cargos.

Más tarde Motilla en su monografía “Sectas y Derecho” hablaba de esa entidad como de religión moderna, no sectaria, pública y legal en los países donde estaba implantada. Después, la Presidenta de la Congregación me mantuvo informado de sus publicaciones, noticias y demandas ganadas contra psicólogos y psiquiatras que pretendían apartar a algunos de sus miembros mediante una cierta reprogramación mental. El resto de mis noticias han sido variadas y confusas: la pertenencia de algunos destacados actores y actrices del cine mundial, el tema de un cierto elitismo o religión para ricos, control mental en sus miembros (cualquier empresa mercantil o ideológica controla en la medida que puede a sus empleados, a través recursos humanos, trabajo equipo, identificación con los fines de la empresa, etc). Por otra parte, colegas del Derecho Eclesiástico, que habían viajado invitados por la Congregación a ciudades americanas, para conocer más a fondo la organización, nunca se negaron a viajar y conocer, pero no tengo noticia de sus artículos, científicos o no, acerca de su experiencia.

En privado oía comentarios del estilo: qué personas tan raras, económicamente les va bien, te tratan de maravilla, algo deben ocultar, tienen un aparato que sirve para santificarse que cuesta tres millones de pesetas y una sarta de estupideces poco creíbles para cualquier mente madura.

Mi historia real con la Congregación de Cienciología comienza a finales del mes de marzo, cuando fui amablemente invitado como experto en cuestiones de derecho de libertad religiosa de confesiones religiosas en el derecho español, para que comentase una sentencia del Tribunal de Estrasburgo que amparaba y daba la razón a la Cienciología sobre una cuestión registral como ente religioso en Rusia. Fue el momento en que con toda sinceridad les dije que soy católico y que respeto y exijo respeto para el derecho de libertad religiosa, porque así me lo enseñó el Vaticano II en su declaración Dignitatis Humanae, en la que proclamaba solemnemente que el derecho de libertad religiosa, sin olvidar el deber de la persona a buscar la verdad del sentido de la vida y la verdadera religión, como derecho natural humano, debía ser reconocido en el Derecho de los ordenamientos.

Tristemente media humanidad, unos tres mil millones no gozan de este derecho (China, Islam con diferentes identidades según los Estados y hasta hace poco el muro soviético). Si es verdad que en el orden existencial el derecho más primario es la vida (pues sin ese derecho no hay otros o podríamos decir que se tendría el estatuto jurídico del cadáver), en orden esencial las libertades, religiosa, de pensamiento y de conciencia son más importantes. La vida queda muy devaluada en una cárcel o en un campo de concentración, donde no puedes rezar, hablar con libertad, decidir, etc.

Fui muy claro con los dos dirigentes de la Congregación. Les conté todas mis dudas acerca de si son una religión: el tema del Ser Supremo, el por qué de la cruz cuando parece que no creen en un salvador externo, auxilios divinos, salvación, ministro de culto, situación de la mujer, matrimonio, cuerpo de doctrina moral, etc. También les conté el conjunto de cuestiones increíbles que les rodeaban: blanqueo de capital, extorsión, control, instrumentos caros para el aprendizaje de la religión, compensación de favores, y un largo etcétera acerca de su supuesto secretismo, opacidad, problemas con la justicia, doctrinas raras entre otras cosas. Sin embargo, fui informado detalladamente, pude acceder a sus libros litúrgicos, sus Estatutos que los pude sacar de la sede de su templo en Madrid (recuerdo que para un trabajo similar con una comunidad de religiosas católicas, me dieron un horario para consultar los estatutos), no me quitaron la cartera y me sentí bien tratado, respetado, cosa poco normal, hacia alguien que va haciendo preguntas íntimas a entidades eclesiásticas, católicas o no.

Hasta ahí, mi toma de contacto para una posible investigación. Ahora viene el revés de la trama, desde que he hablado de esta visita al templo he recibido los siguientes mensajes: un abogado de cierto prestigio me dice que teme por mi, que pueden investigar mi vida privada, extorsionarme, ser comprado por dinero (un tanto contradictorio con la extorsión); un antiguo miembro del Ministerio de Justicia me dice que son lo más peligroso del mundo ¡sin más razón ni prueba alguna!; una secretaria de un grupo del Congreso me miró despectivamente al verme con algún material facilitado por la Congregación; un amigo me dijo que cómo un católico podía entrar en contacto con semejante gente. En fin todo esto me ha hecho interesarme a fondo por la Congregación de Cienciología, precisamente como reacción al cúmulo de asuntos contradictorios y falsos que me han contado. Es verdad que soy católico y no pienso poner en peligro mi fé pero también es verdad que soy un jurista experto en temas de libertad religiosa y confesiones y soy amante de la libertad, odio la murmuración y el chismorreo y me gusta escuchar a las dos partes, cuanto más en un tema de mi especialidad. No me han hecho oferta de ningún dinero, tampoco lo quiero y lo único que sugirieron era que participase en su reunión mundial en Inglaterra como observador externo.

Estoy enfrascado en toda la documentación recibida, dictámenes, libros, vida del fundador, pero podría concluir de entrada algunas cuestiones:

    1. Cienciología es una religión moderna, urbanita, especialmente dirigida al hombre y la mujer que agobiados por la vida moderna entrenan sus facultades mentales y volitivas en el auto-conocimiento y la comprensión del mundo que les rodea. Tiene éxito porque sus mensajes son muy sencillos y claros, y con un poco de constancia se observan cambios sustanciales: calma, paz, huir de lo negativo buscando lo positivo, moral cívica intensa pero sometida a lo que nos ha sido dado como personas, varón y mujer.

    2. Su código moral incluye cuestiones muy modernas: cuidado de la salud, medio ambiente, presentarse adecuadamente en el vestir, el aseo, moderación en la comida y bebida sin prohibiciones expresas, no a las drogas, sentido de fidelidad en la pareja hetero, no ser promiscuo, amar a los niños, respetar a los padres, no robar, no mentir, no asesinar, no al aborto, respeto de la naturaleza, ser un buen ciudadano que cumple las leyes aunque sabe que hay leyes que pueden ser injustas.

    3. Creen en Dios o el Ser Supremo, tienen ministros de culto y un sistema ascético en el ejercicio de potenciales del espíritu, el comportamiento humano y la voluntad.

    4. Su templo en Madrid es absolutamente transparente (literalmente todo ventanas), con dos entradas y dos salidas. No piden nada para entrar. Tienen un templo, servicios religiosos, asesoramiento espiritual, programas sociales contra la droga y para el tercer mundo.

Evidentemente es una religión, para mí lo es pues cumple todos los requisitos y lo dicen expertos en religión y desde luego mucho más si el Ministerio de Justicia ha llegado a reconocer a grupos de treinta fieles, el Palmar de Troya, los Testigos de Jehová (muy problemáticos para el Estado, sangre, mili, etc) e incluso grupos “religiosos” que usan estupefacientes para ritos.

Hasta el momento desarrollan su labor con arreglo al Derecho común como confesión no inscrita a la que asiste el derecho de libertad religiosa en su dimensión personal y colectiva. Por ultimo, me llama la atención que ante la oferta de la Congregación a entidades autonómicas o estatales para colaborar en fines sociales, no reciban la más mínima subvención aun sabiendo que los resultados en sus centros de rehabilitación son diez veces más baratos que los tratamientos de metadona y con mayor índice de éxito. ¿Por qué no colaboran con ellos?

Veo en esta Congregación cierta impronta americana a través de su fundador, aunque aún así se integran perfectamente en las costumbres de ahí donde establecen una sede, cosa que he visto en España, donde en su inauguración contaron con la presencia de Dionisio Llamazares e incluso mucho flamenco. Para sus actos de proselitismo y de establecimiento, no piden ni quieren ninguna subvención por que se autofinancian. No puedo emitir más que conclusiones muy provisionales pero intentaré estudiar el asunto a fondo.

bubart07.jpg